·Gorsy Edú·

OBRAs en gira

NGOAN NTANGAN
Dos mundos que se tocan

Esta obra cuenta la historia de Marcelo Ndong, alias Manoliño Nguema, el padre del teatro moderno de Guinea Ecuatorial, un soñador que se convirtió en el primer mimo de raza negra en Galicia (España).

A través del baile, la música y la interpretación, tres artistas ecuatoguineanos, radicados actualmente en España, entre ellos el mismo Marcelo Ndong, recrearán su historia personal y la relación entre la España y Guinea Ecuatorial, antes y después de la independencia del país africano, ocurrida hace poco más de cincuenta años.

El Ngoan Ntangan es un baile tradicional fang, una máscara de tres rostros que evidencia las tres energías que albergan las personas: lo que somos, lo que mostramos a los demás y lo que los demás ven de nosotros. Bajo esta premisa, tres intérpretes de generaciones distintas narrarán, con la polifonía de lenguajes de la cultura afro, la apasionante vida de Marcelo Ngong -Manoliño Nguema-, quien se formó en el Circo de los Muchachos de Bemposta (Ourense) y volvió a Guinea para sentar las bases del teatro moderno. Música, danza y narración conforman aquí un único lenguaje, que trasforma el monólogo en una coralidad más próxima al teatro-fiesta y a las propias raíces antropológicas del acto teatral. Un viaje personal y creativo que nos llevará desde la Guinea postcolonial y la España de final de los años sesenta, hasta la actualidad de ambos países. La juventud, la madurez y la vejez de un mismo personaje se confrontan en un diálogo vivo sobre la migración, la diferencia, la pertenencia a un lugar, la vida como artista y la responsabilidad que implica dejar un legado. 

EL PERCUSIONISTA

Un recorrido emotivo y evocador por la cultura y la filosofía del continente africano a través del relato de un artista proveniente del único país hispanoparlante de todo el continente: Guinea Ecuatorial. La música es el recurso que unifica la historia, acompaña la narración y llega al galopante corazón del espectador en los sonidos certeros, rítmicos y precisos del tambor. El percusionista baila, canta, toca y cuenta la vida en la aldea, la relación con el otro, la sabiduría expresada en el relato de un abuelo que enseña a su nieto las bases esenciales para enfrentarse al mundo, y el desarraigo que implica dejar la tierra para partir como inmigrante a Europa. Tal vez el éxito de esta representación multisensorial radica en su increíble capacidad de involucrar al espectador en una historia que termina siendo suya; en un ritual del cual es partícipe importante. La magia de Gorsy está en su capacidad de reconstruir la Casa de la Palabra —ese espacio tan propio de su aldea; la cuna de los relatos más tradicionales de su pueblo— en cualquier auditorio, de cualquier continente. Después de verlo, el espectador no queda impasible, sino que viaja con él, en este viaje hacia sí mismo.